El imperativo de comer sano se ha impuesto en la sociedad y llegó para quedarse. Comer frutas y verduras, incorporar nutrientes y vitaminas, hacer ejercicio, tomar mucha agua son parte de las recomendaciones que se escuchan a menudo para cuidar la salud y mantener un estilo de vida saludable. Para una vida sana, alimentos sanos y para ello son fundamentales las buenas prácticas en el campo, en el mercado y en tu hogar.

Los alimentos que compramos en el supermercado, en la verdulería, en el almacén provienen mayormente del campo, donde el trabajo es arduo y la responsabilidad es grande.
Los cultivos son el comienzo de los futuros alimentos, por eso es importante cuidarlos y protegerlos de hongos, insectos y otras plagas. Esto permite aumentar la disponibilidad de productos en las góndolas y en nuestra mesa. Pero el cuidado de los cultivos es un proceso que implica diversas etapas y todas ellas influyen en el resultado final. Los productos fitosanitarios o agroquímicos, que permiten que el cultivo crezca sano, deben ser utilizados de manera segura, tomando los recaudos necesarios.

¿Te imaginás tus comidas sin papa, sin trigo o sin maíz?

Cuidar los cultivos bajo una agricultura sustentable, nos permite tener alimentos sanos en nuestros platos:

Nutrición significa la incorporación de nutrientes al cuerpo. ¿Cómo se logra? A través de los alimentos. ¿Qué tipos de nutrientes necesitamos? Carbohidratos, vitaminas, minerales, proteínas, grasas y agua. El organismo tiene necesidades dietéticas y se dedica a asimilar y procesar los nutrientes que adquirimos cuando comemos, eso es lo que nos mantiene saludables.

La alimentación, en cambio, es una práctica voluntaria y cultural. Desde la elección del plato a su preparación y consumo, implican una decisión que tomamos todos los días. Para que esa alimentación sea saludable, es necesario que los ingredientes que utilizamos tengan valor nutricional.

¿De qué me sirve tener una alimentación sana?

En primer lugar el organismo pide nutrientes para funcionar con normalidad, son el motor que hacen mantienen en marcha al metabolismo. Esto es indispensable para tener una buena salud. Pero comer sano también facilita la prevención de enfermedades y aporta al bienestar de las personas.

¿Cómo garantizo una buena nutrición?

La importancia está en mantener una dieta equilibrada y variada. Sin embargo, como no todas las personas son iguales, es preciso consultar a profesionales para que la alimentación sea adecuada en cada caso.

¿Por qué ser conscientes?

Cada alimento contiene distintas propiedades y nuestro cuerpo responde en relación a lo que ingerimos. Es por esto que saber qué componentes consumimos nos permite equilibrar la dieta. La alimentación se determina por hábitos, asegúrate de cambiar los platos, innovar en las combinaciones y probar recetas saludables.

Vida saludable

Existen ciertas recomendaciones básicas para tener una vida saludable, pero siempre es muy importante consultar a nuestro médico de cabecera.

  • Comer al menos una fruta por día. Se puede combinarlas o hacer licuados.
  • Incorporar verduras a las comidas
  • Plantear un cambio de alimentación que sea de forma gradual
  • Tomar 8 vasos de agua por día
  • Caminar al menos 30/40 minutos por día
  • Consumir medicamentos sólo bajo receta con aprobación de un médico
  • Manejar el estrés. Incorporar actividades de ocio/entretenimiento que ayuden a despejar la mente.
  • Trabajar la salud mental: las emociones y pensamientos tienen influencia en la salud a nivel general

Lavar tus frutas y verduras: un hábito que suma vida

¿Sabías que el procedimiento de lavar tus frutas y verduras juega un rol fundamental en la salud? Leé la nota completa aquí: