Las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) son un conjunto de principios, normas y recomendaciones técnicas aplicables a la producción, procesamiento y transporte de alimentos, orientadas a asegurar la protección de la higiene, la salud humana y el medio ambiente, mediante métodos ecológicamente seguros, higiénicamente aceptables y económicamente factibles.

La gestión responsable de fitosanitarios tiene como objetivo lograr el manejo y uso responsable de los fitosanitarios durante todo su ciclo de vida: desde su descubrimiento y desarrollo, ciclo comercial y uso en el campo, hasta su eliminación por el uso y disposición final de envases.

 Buenas prácticas agrícolas. Fuente: CropLife Latin America

Buenas prácticas agrícolas. Fuente: CropLife Latin America

En todas estas etapas se aplica el Programa de Cuidado Responsable del Medio Ambiente que apunta a reducir el efecto invernadero, a generar una menor cantidad de residuos, a minimizar la frecuencia de ocurrencia de accidentes de trabajo y a optimizar el uso de la energía y el agua.

Con la puesta en práctica de estas recomendaciones, la aplicación de un producto no debe tener efectos indeseados para quien los usa o para quién consume alimentos que hayan sido expuestos a productos para la protección de cultivos. Se deberán seguir las siguientes recomendaciones:

Buenas Prácticas Agrícolas: Lineamientos de Base >> DESCARGAR VER
Buenas Prácticas Agrícolas: Síntesis de Lineamientos Base >> DESCARGAR VER
Buenas Prácticas Agrícolas: Cultivos Extensivos >> DESCARGAR VER
Buenas Prácticas Agrícolas: Cultivos Intensivos >> DESCARGAR VER

Documentos que recorren los distintos procesos de producción, señalando los requisitos a implementar para lograr el cumpliento de las BPA en la producción agrícola.