Los productos fitosanitarios no son inocuos, por eso deben ser utilizados de manera responsable y solamente para el fin que fueron creados: proteger los cultivos de plagas, malezas y enfermedades para poder producir alimentos en cantidad y calidad.

El uso responsable de los agroquímicos cuida la salud de la personas y del medio ambiente y se lleva a cabo antes, durante y después de la aplicación de los productos.

El manejo responsable de los fitosanitarios implica entre otras cosas: adquirirlos con una receta agronómica; lavar los envases vacíos de agroquímicos, perforarlos y entregarlos a un centro de para su reciclado o disposición final; verificar las condiciones climáticas a la hora de aplicar y lavar el equipo de protección personal separado de la ropa de uso diario una vez que hayas terminado.

El lavado de envases es un punto importante dentro del uso seguro de los agroquímicos porque contribuye al cuidado de las personas y el ambiente. Podés limpiar tus envases a través de dos técnicas: Triple Lavado o Lavado a Presión. Ambas técnicas están normadas por IRAM (Norma IRAM 12069) y por la Ley Nacional de Enveses 27.279.

Video: Uso Seguro de agroquímicos y Buenas Prácticas Agrícolas

Te contamos en menos de 5 minutos cómo utilizar correctamente los productos fitosanitarios también conocidos como agroquímicos.

Manual Uso Responsable y Seguro de Productos Fitosanitarios DESCARGAR VER

El documento recomienda cómo hacer un uso seguro de los agroquímicos durante su manejo, transporte, almacenamiento y aplicación, entre otros.

Decile NO a la venta ilegal de fitosanitarios

El comercio ilegal de agroquímicos es un problema que debemos evitar. Los productos ilegales no cuentan con las evaluaciones pertinentes y por eso no están autorizados. Por lo tanto, su uso podría poner en riesgo la salud, el medio ambiente y los alimentos que se producen.
> Comprá productos únicamente en distribuidores confiables.

> Sospechá de ofertas o descuentos desconocido.

> Asegurate de que el producto esté registrado en el país y que la etiqueta esté en idioma local.
> Solicitá un recibo con el detalle de tu compra.
Si tenés información acerca de la venta de productos ilegales, contactate con las autoridades.