Todos los alimentos que consumís a diario tienen ingredientes que vienen del campo. Productores, aplicadores y contratistas, entre otros, trabajan para que tu dieta sea rica, nutritiva, variada y equilibrada.
Y para los más golosos, ¡también!:

Para que las frutas y verduras lleguen a la verdulería y los alimentos estén en las góndolas de los supermercados, previamente tuvo que desarrollarse un proceso muy largo donde está implicado el trabajo de mucha gente. Los trabajadores rurales se esfuerzan por generar lo que comemos en nuestras mesas:

Los agricultores cuidan el TRIGO durante 180 días para que podamos tener HARINA en nuestras comidas.

Los agricultores cuidan la ZANAHORIA durante 90 días para que la tengamos en una ENSALADA.

Los agricultores cuidan la BERENJENA durante 150 días para que podamos tenerla en nuestra mesa.

Los agricultores cuidan al BRÓCOLI durante 100 días para que podamos comerlo.

Los agricultores cuidan la CALABAZA durante 120 días para que llegue a nuestras comidas.

Los agricultores cuidan la ESPINACA durante 60 días para que podamos tenerla en nuestra mesa.

Los agricultores cuidan la LECHUGA durante 45 días para que tengamos una ENSALADA completa.

Los agricultores cuidan al PEPINO durante 50 días para que lo tengamos en la mesa.

Los agricultores cuidan al MORRÓN durante 80 días para que podamos cocinar con él.

Los agricultores cuidan el cultivo de BANANA durante 400 días para que tengamos una ENSALADA DE FRUTAS nutritiva.

Los agricultores cuidan el TOMATE durante 80 días para que podamos comerlo.

Los agricultores cuidan la PAPA durante 80 días para que tengamos un PURÉ en la cena.