Seguridad desde los cimientos

Testimonio: José Dittrich, de “Insumnos Entre Ríos” (Paraná)

Insumos Entre Ríos S.A. participa del programa Depósito OK de CASAFE. Es una empresa dedicada a la venta de agroquímicos, con sede central en la ciudad de Paraná, distribuidora desde hace doce años. En palabras del ingeniero agrónomo José Dittrich, representante de la firma: “Nuestra principal fortaleza es la metodología que utilizamos para trabajar, ya que cada sucursal cuenta con dos ingenieros agrónomos que dan recomendaciones técnicas al cliente para una mejor utilización de la paleta de insumos que comercializamos.”

El peso específico de la compañía se comprueba en las cinco sucursales que posee en distintos departamentos de la provincia litoraleña, con eje en todas las localidades ubicadas en la costa del Río Paraná, como Gualeguay, Gualeguaychú, Nogoyá y La Paz, entre otras.

“Insumos Entre Ríos” certificó a dos de sus depósitos con las categorías “Premium” (en Victoria) y “A” (en Gualeguay) respectivamente: “Desde ellos hacemos la logística de distribución al resto de nuestras sucursales”, explica el profesional, quien también explica que está en ejecución un tercer deposito, que se construye desde sus cimientos con los requerimientos del programa de seguridad para unidades de almacenamiento. “Es un depósito que nacerá Premium”, se entusiasma.

El camino de la comercializadora de insumos en el programa de CASAFE es digno de ver. “Al principio -cuenta José- la empresa operaba desde galpones alquilados. Pero a partir de la construcción de nuestros propios depósitos, nuestro proveedor nos exigió cumplir a rajatabla con todas las normas vigentes. Nos hicimos asesorar por un ingeniero agrónomo que nos hizo pensar que toda la seguridad residía en la parte edilicia. Invertimos y pusimos mucho esfuerzo allí”.

La gente de la empresa comercializadora habló con su distribuidor entrerriano sobre el programa Depósito OK y le sugirió entrar en contacto con CASAFE. “Como nosotros tenemos la responsabilidad de mostrar a la sociedad que trabajamos en nuestros depósitos con toda la seguridad que corresponde, nos pareció natural sumarnos a un programa que ya existe”, explica el ingeniero. “Estábamos muy confiados en que nos iría muy bien en el proceso de certificación. El depósito estaba impecable para la inspección. Pero cuando llegó la auditoría, nos otorgó una certificación de categoría “C”. “Fue toda una decepción”, confiesa.

CASAFE cumplió un rol fundamental en la puesta a punto de los depósitos de “Insumos Entre Ríos”. “Entramos en contacto con el Ingeniero Ernesto Sato, de CASAFE, Con sus contribuciones, arrancamos y seguimos trabajando con todos los temas inherentes a la seguridad del programa. Le preguntamos en qué nos habíamos equivocado y Sato nos explicó que si bien las instalaciones eran adecuadas, no podíamos lograr una certificación aceptable sin capacitar en forma adecuada al personal en cuestiones de seguridad y de manejo de depósito. Por eso contratamos a la ingeniera agrónoma Carina Sandomeni, especialista en seguridad, quien se encargó de capacitar a nuestra gente y a partir de allí de ayudarnos a implementar cualquier intensificación necesaria para perfeccionar el funcionamiento. Gracias a este trabajo humano, logramos alcanzar un nivel de certificaciones que hoy nos enorgullece”, explica.

A la hora de compartir su experiencia con otros colegas, José no tiene dudas: “Te la hago simple: te recomiendo que hables con CASAFE, para que te dé un panorama global. Y que te pongas en contacto con ingenieros agrónomos, que tienen claro cuáles son las normativas vigentes respecto de la seguridad de los depósitos. Pero lo más importante que debés tener en cuenta es que los asesores de CASAFE te van a dar un pantallazo para saber dónde estás parado, y a partir de allí, seguís.”

Para el proveedor de insumos fitosanitarios, el principal beneficio que le otorgó Depósito OK tiene que ver con la seguridad cotidiana de su propio personal. “Tengo que reconocer que cada persona que trabaja con nosotros tiene todos los conocimientos y los cuidados necesarios para operar con seguridad. Hay cierta metodología para saber cómo trabajar en forma responsable, normas de orden a seguir. Yo no sé si cuando vienen y encuentran todo ordenado nuestros clientes tienen consciencia del nivel de certificación que alcanzamos, pero lo importante para nosotros es saber que tomamos con seriedad nuestra seguridad y que tenemos la tranquilidad de hacer todo lo necesario para evitar inconvenientes”, se alegra.

Finalmente, exalta su experiencia con la entidad certificadora: “CASAFE realmente nos dio un trato excelente, que nos llevó a la mejora. Para nosotros fue importante que la entidad fuera flexible desde el punto de vista de los plazos para certificar, dándote tiempo para que hagas las adecuaciones, porque es gente consciente, que comprende tus limitaciones. Pero a su vez, te conducen a hacer los ajustes indispensables para que alcances el objetivo de certificar, y eso es lo más valioso. También en la parte formativa CASAFE te hace aportes muy buenos, que se notan desde las sugerencias que recibís de quienes te auditan y certifican, que traen ideas muy valiosas.”

José Dittrich nos regala una reflexión final: “Uno no puede estar fuera de la problemática de la seguridad en los depósitos. Socialmente, los vendedores de agroquímicos estamos muy mal vistos, como para sumar cualquier otra contingencia. Por eso es fundamental tener la certificación Depósito OK, que nos permite mostrar a cualquier vecino, autoridad o grupo ecologista que pueda acercarse, que estás trabajando en forma responsable y de acuerdo con las normas vigentes. En un proceso de mejora continua, que no se detiene y se renueva día tras día, todos los días”. Y sonríe.