Una capacitación para elevar la calidad de vida

El programa +Chacra, en Misiones

Una vez más, la unión de esfuerzos entre Estado y sectores productivos generó los mejores resultados. CASAFE firmó un convenio de capacitación con la Comisión Técnica del Tabaco de la Provincia de Misiones (CoTTaProM) y con el consentimiento del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Misiones. El acuerdo, que dio a luz el programa +Chacra, apunta a entrenar a pequeños productores de esta importante economía regional en el uso de productos fitosanitarios de manera sustentable, una forma de favorecer las Buenas Prácticas Agrícolas.

Gracias a esta iniciativa, se dictaron 245 entrenamientos a más de 4.500 pequeños productores tabacaleros, en instalaciones de varias empresas que integran la Comisión. “Se trata un número altísimo, que ha engrosado mucho el número de capacitaciones que lleva adelante la Cámara, además de haberse tratado de una iniciativa público-privada con excelentes resultados”, celebra Federico Elorza, coordinador técnico de CASAFE.

El ingeniero agrónomo Mario Alsina es representante del Ministerio de Ecología provincial en la CoTTaProM, y a la vez vicepresidente de la entidad. Afirma que el objetivo del programa es llegar a los quince mil productores tabacaleros que tiene la provincia. “Claro que es muy difícil lograr esa meta, y a eso apunta +Chacra. Ya existe un programa similar en Brasil”, explica. Hasta el momento, el Ministerio de Ecología misionero lleva entregados once mil equipos de protección a los productores tabacaleros de Misiones.

En cuanto a las jornadas, el funcionario, ingeniero agrónomo y técnico del Ministerio, avanza sobre el temario: “Entre las muchas áreas en las que queremos capacitar a los productores, tomamos como tema prioritario el del uso seguro de fitosanitarios. Les enseñamos sobre dosificación, productos agroquímicos habilitados para el cultivo de tabaco, disposición final de envases (triple lavado) –CoTTaProM cuenta con su propio centro de acopio-, cómo utilizar, cuánto dura, cómo se lava y cómo debe guardarse el equipo de protección personal, cómo se maneja y controla la mochila, qué picos se deben usar para insecticidas, etcétera”.

“Los resultados son buenos, tanto por la cantidad de productores que alcanzamos, como también por los resultados obtenidos”, agrega René Urbieta, el presidente de CoTTaProM. “Este entrenamiento nos permitió llegar con demostraciones que hacían falta y que no podíamos concretar por falta de tiempo”.

El ingeniero César Reback está a cargo de las capacitaciones de +Chacra, que se realizan con contenidos y materiales impresos que fueron desarrollados y provistos integralmente por CASAFE.

“Como técnico responsable del programa -plantea-, ya desde el comienzo ví que el desafío era grande. Tenía por delante un trabajo de mucha responsabilidad, ya que nuestro sector usa todo el tiempo productos fitosanitarios, y como hijo de productor y productor agrícola entiendo la importancia de enseñar a dar uso correcto a los agroquímicos y a alentar buenas prácticas, que muchas veces nos ayudarán a cambiar la forma de pensar”.

Según el técnico, “el productor trabaja apurado, sobre la hora y fuera de tiempo. Colocarme en esa posición de capacitador me llena de orgullo, porque sé que es para el bienestar de la familia y de nuestro devenir. Todo ese cambio empieza en el uso y manejo correcto de los fitosanitarios”.

¿Por qué es importante ese cambio de mentalidad? Aclara Reback: “Desde el momento en el que uno empiece a usar agroquímicos, debe saber que son productos que nos van a ayudar, pero que mal utilizados pueden generar problemas”. Y agrega: “El cambio pasa por concientizar a los productores de que tienen que usar estas tecnologías de la forma más correcta posible, ya que son muy pocos los que lo hacen correctamente”.

La CoTTaProM, por su parte, aportó al proceso una camioneta -que se ploteó con el nombre del programa-, la logística de traslado de los productores a las capacitaciones, y la tecnología de computación más el video que se utilizó en ellas. La entidad sumará pronto un segundo móvil, para multiplicar la cantidad asistentes. De hecho, uno de los problemas más importantes a la hora de capacitar es lograr que los productores se trasladen a los centros de enseñanza: por eso la mejor estrategia resultó llevar las capacitaciones a sus respectivos pagos chicos. Esta posibilidad generó un gran interés y una excelente respuesta.

“Aunque las capacitaciones son para diez o quince productores -dice Elorza, de CASAFE-, muchas veces éstos concurren con sus familias, esposas e hijos, que participan activamente de ellas. Se trata de pequeños productores de muy bajos recursos y de muy poco conocimiento. Es una experiencia muy enriquecedora, porque se llegó a cada lugar con mensajes clave para este tipo de público, que conoce poco acerca del uso de los productos fitosanitarios”.

Respecto de los contenidos del training, Urbieta, representante de los empresarios, explicó que “son cuestiones muy puntuales que tienen más que ver con la tecnología de aplicación de fitosanitarios y el trabajo de usarlos responsablemente”. Aclaró, sin embargo, que “las capacitaciones no sólo sirvieron para que los productores tomen recaudos, sino también para que sepan cómo manipular los productos de una manera más eficiente, con aplicaciones sustentables y económicamente ventajosas”.

El capacitador Reback confirma la novedad: “He notado hasta ahora una gran aceptación de los productores, que nos reclaman por qué no fuimos a verlos antes. Cuando terminan las charlas, se quedan haciendo preguntas para saber más”.

Según el técnico, los agricultores reciben con gran interés todos los consejos para optimizar el uso de los productos. “Gracias a nuestras jornadas, los productores están dosificando mejor en litros, mejoran la relación de fitosanitarios por hectárea y obtienen rendimientos fabulosos. Antes de capacitarse estaban perdiendo mucho dinero, con pérdidas de producto y de tiempo y con riesgos que ahora se corrigen y les permiten calibrar mejor sus equipos, poner las dosis correctas y, en definitiva, implementar cambios positivos”, se enorgullece el docente.

Desde luego, los excelentes resultados obtenidos determinan la continuidad de +Chacra. En marzo no se realizan capacitaciones, porque en este mes los tabacaleros entregan el trabajo. Los responsables del programa esperan continuar con las jornadas en abril, apenas termine esta etapa en el calendario anual para el cultivo.

Para Reback, “los productores están agradecidos. Esta capacitación les ayudará a cambiar la cultura”. Según Alsina, “el objetivo primordial de la capacitación es elevar la calidad de vida de la gente”. Todo indica que van por buen camino.