A través de los programas de capacitaciones se busca tejer una red de formación permanente y actualizada para sumar las últimas innovaciones y conocimientos. ¿Por dónde pasa hoy la discusión sobre la gestión sustentable?

La formación permanente y con mirada integral son las palabras clave para poder llevar adelante una agricultura sustentable comprometida con las Buenas Prácticas.

El Programa de Capacitaciones de Casafe busca concientizar y capacitar a productores, aplicadores, asesores técnicos, trabajadores rurales, profesionales de la salud, estudiantes y docentes de los niveles educativos; autoridades y público general de todo el país. Se trabajan temáticas como buenas prácticas agrícolas, uso responsable de los productos fitosanitarios, toxicología y ecotoxicología. En promedio capacitamos alrededor de 34.000 personas al año. En 2020, un año atípico por el impacto de la pandemia y la incursión de la virtualidad, se logró poner en marcha 122 jornadas de capacitación que alcanzaron a más de 24.000 personas. Este año, con esfuerzo redoblado ya se ejecutaron 42 capacitaciones con 4.513 personas formadas y sumando.

Algunas de las capacitaciones encaradas desde Casafe este año fueron las de actualizaciones de carnet de aplicador, ciclos de actualización para docentes en conjunto con el ministerio de Educación de Jujuy, capacitaciones a Ingenieros Agrónomos, a productores extensivos e intensivos y a alumnos universitarios. A la larga lista de capacitaciones se le suman el ciclo de charlas de sobre resistencias que realizó HRAC durante el mes de mayo, y las capacitaciones a colegios participantes del concurso Futuros Líderes BPA.

La red de formación de los actuales y futuros profesionales del agro se estructura con diversos actores, donde se demuestra que el diálogo entre los sectores público y privado es esencial para alcanzar objetivos de largo plazo y fuerte impacto. Un claro ejemplo de esta interacción, son las jornadas de demostración de aplicaciones de fitosanitarios realizadas con el Ministerio de Agricultura de la Nación y otras entidades del sector.

Se trata de un espacio que evidencia lo contundentes y necesarias que son las buenas prácticas agrícolas al momento de aplicar. Las jornadas constan de una parte a salón y otra a campo. A salón, se dictan charlas sobre uso responsable de fitosanitarios, técnicas para una aplicación periurbana eficiente y toxicología. A campo se realiza una medición de deriva en aplicación terrestre y aérea, ambas con agua. Ya se realizaron 41 jornadas de demostración y, en promedio, la deriva llegó hasta 9,7m en el caso terrestre y 45m en el aéreo.

Gestión Sustentable tiene un norte claro. La formación integral y constante es una herramienta clave para una agricultura sustentable. El campo es parte del ADN de nuestro país, por eso hay que asumir la responsabilidad de capacitarnos para trabajar responsablemente y cuidar a las personas y al ambiente.