Cambio climático

Home Buenas Prácticas Agrícolas Cambio climático

Agricultura y cambio climático

La agricultura contribuye al cambio climático y se ve afectada por este por lo que necesita adaptar su sistema de producción para poder hacerle frente. Pero esta es una de las tantas presiones que afectan a la agricultura, donde se suma la creciente demanda y la competencia global por los recursos.

Ante los cambios climáticos debemos tratar como un todo al sistema agrícola (suelo, agua y atmósfera), y no en forma aislada, lo que permitirá llegar a una producción sustentable.

El objetivo no debe ser simplemente maximizar los rendimientos, sino optimizarlos de manera sustentable. Es decir, conseguir resultados óptimos compatibles con la estabilidad de los agroecosistemas, con la calidad del entorno en que se insertan estos y con la seguridad alimentaria de toda la población humana.

Entre los efectos adversos del cambio climático en la agricultura, podemos mencionar el calor extremo, reducción de precipitaciones, reducción de agua disponible para riegos, inundaciones y episodios meteorológicos extremos, y el incremento de algunas plagas.

Estas pérdidas de la producción se podrían compensar:

➜ Con la rotación de cultivos
➜ Con la protección de los suelos
➜ Con la recuperación de tierras degradadas
➜ Ajustando las épocas de siembra a las pautas de temperaturas y precipitación
➜ Con la utilización de variedades resistentes al calor y a la sequía,
➜ Con la mejora genética de variedades
➜ Haciendo un uso más eficiente del agua (irrigación inteligente con sensores de humedad), y cuidando la calidad del agua superficial y subterránea
➜ Haciendo un uso responsable de los recursos forestales (nativos y cultivados)
➜ Realizando un manejo adecuado de residuos (urbanos, industriales, tóxicos, mineros, etc.), efectuando reciclado de plásticos
➜ Disminuyendo la contaminación del aire (humos, olores y ruidos)
➜ Buscando la diversidad productiva.

El rol de la Agricultura para la captura de Carbono

icono-carbono-casafe-cambio-climatico

Debido al cambio climático, la agricultura ha asumido el compromiso de producir mediante prácticas que se basan en los conceptos de sustentabilidad presentados por la FAO hace más de tres décadas. El concepto de desarrollo sostenible se basa en tres pilares según la SARE (Sustainable Agriculture Research and Educatión, 1988). Estos son:

La rentabilidad a largo plazo

 La buena administración de las tierras, aire y agua

 La calidad de vida para productores agropecuarios y sus comunidades

En la actualidad, el pilar ambiental ha tomado relevancia por la necesidad de un cambio en la manera de producir.

¿Qué es ser carbono neutral en agricultura?

Es cuando la actividad agrícola captura la misma cantidad de dióxido de carbono (CO2) que la que emite. Las tierras de cultivo son uno de los mayores reservorios de carbono del planeta y tienen un enorme potencial para ampliar su función de capturar dióxido de carbono de la atmósfera. La agricultura también tiene el potencial de reducir su huella de carbono actual.

Hay distintas formas de reducir las emisiones de CO2 y llegar a la neutralidad:

➜ Reducción por la implementación de buenas prácticas agrícolas que tienden a la eficiencia de los procesos y utilización de recursos disminuyendo las emisiones directas e indirectas.

➜ Reducción mediante la absorción natural de CO2 que realizan los vegetales, mediante el proceso de fotosíntesis asimilando CO2 atmosférico y transformándolo en oxígeno, y en la propia estructura de las plantas.

Ejemplo de esto es:

⚬ Evitar las prácticas de monocultivo o las secuencias simples de cultivos.
⚬ Realizar alternancia, no únicamente de especies, sino también de híbridos o cultivares dentro de la misma especie y respetar los manejos recomendados.
⚬ Alternar los tipos de producción, entre agricultura y ganadería, cuando las condiciones lo permitan.

➜ Reducción mediante la compensación de carbono, que consiste en equilibrar las emisiones emitidas en un sector determinado mediante la reducción de CO2 en otro lugar, a través de derechos de emisión o bonos de carbono.

Para saber dónde estamos parados en cuanto a la emisión de carbono se necesita de una medición inicial que da una línea de partida, luego hay que medir e identificar los flujos de ingresos y egresos. Con esta medida se traza un plan estratégico para poder cumplir con metas de reducción a través del tiempo.

➜ La Agricultura Regenerativa

Es un tipo de agricultura basada en la conservación y revitalización de los procesos biológicos del suelo, un recurso no renovable de los sistemas productivos actuales. 

La agricultura regenerativa abarca un conjunto de prácticas agrícolas y de pastoreo que pueden ayudar a afrontar el cambio climático al restaurar la biodiversidad del suelo degradado y reconstituir la materia orgánica.

¿En qué consiste la agricultura regenerativa?

➜ Adopción de prácticas de labranza cero, evitando así la erosión de los suelos. Esta práctica reduce la alteración física del suelo, manteniendo su estructura general y evitando también la erosión. 

➜ Aumentar la fertilidad del suelo mediante la siembra de cultivos de cobertura, empleando rotaciones de cultivos y la aplicación de compost y estiércol animal, lo que restaura el microbioma del suelo para promover la mejora en los niveles de nutrientes.

Un suelo más sano secuestra más CO2 del aire, lo que implica una buena noticia respecto a la crisis climática.

img-casafe-cambio-climatico