foto-perfil-casafe-ximena-rojo-brizuela-120x120

Por Ximena Rojo Brizuela

Coordinadora Casafe para la Región NOA

Hace ya algunos días que se está escuchando hablar sobre la Mosca de los Frutos. Incluso en algunas ciudades se ha declarado la emergencia fitosanitaria. Pero ¿de qué se trata esta plaga?

La denominación “Moscas de la Fruta” o “Mosca de los Frutos” se asigna a más de 4.000 especies de insectos pertenecientes al Orden Díptera, Familia Tephritidae, distribuidas a lo largo de nuestro planeta. De estas especies, cerca de 70 son consideradas importantes plagas de la fruticultura en el mundo. Dentro de las principales plagas que afectan a la producción hortofrutícola en la Argentina se destacan dos especies de moscas de la fruta: Ceratitis capitata (Mosca de los frutos del mediterráneo) y Anastrepha fraterculus (Mosca de los frutos sudamericana).

La mosca de los frutos del mediterráneo es la de mayor distribución mundial y presencia en nuestro país. Genera un gran impacto económico, dado su gran capacidad de adaptación y diversidad de frutas y hortalizas (más de 350 especies) que han sido reportadas como hospedantes para esta plaga (Liquido et al. 1991).

Las moscas de la fruta son consideradas una plaga cuarentenaria (Enkerli 2005). Es decir, una plaga de importancia económica, que puede generar efectos negativos en la producción y se encuentra bajo control oficial (FAO 2016).

Los principales efectos de la mosca de los frutos pueden traducirse en pérdidas directas o indirectas. Las directas generan mermas de la producción obtenida en el área con presencia de la plaga y/o disminución de la calidad en los frutos infestados y/o atacados. Las pérdidas indirectas son las, restricciones al comercio, tanto de exportación como en el mercado interno (provincias o regiones) y/o la necesidad de aplicar tratamientos cuarentenarios que representan incrementos significativos en los costos de comercialización.

Uno de los puntos más alarmantes sobre esta plaga es que no solo afecta lo productivo, sino también lo doméstico. Con esto nos referimos a que afecta también a las plantas que solemos tener en patios y jardines de nuestros hogares. Es por eso que productores y vecinos, debemos colaborar en su control.

Existen distintas alternativas de control sugeridas por el PROSEM de SENASA para esta plaga. Las detallamos a continuación:

➜ Control Cultural: se recomienda la recolección de frutos que se encuentran en el suelo o que permanecen en planta sin ser aprovechados, porque la mosca podría vivir ahí. Posteriormente, se procede a destruir el material recolectado.

➜ Trampeo Masivo: trampas que utilizan una mezcla de proteínas especialmente formuladas para atraer y capturar adultos de Mosca de los Frutos. Se utilizan principalmente en los patios o jardines de las áreas urbanas y también a nivel de huertos en altas densidades. Una alternativa de atrayente para estos casos es la melaza.

➜ Técnica del Insecto Estéril (TIE): consiste en la liberación, a gran escala, de machos estériles de Ceratitis capitata que al cruzarse con hembras silvestres no generan descendencia. De esta manera, se interrumpe el ciclo biológico de la especie.

➜ Control Químico, a través de un insecticida cebo. Se puede trabajar tanto en zonas urbanas, como en zonas rurales.

Un manejo adecuado, eficiente y completo consiste en combinar técnicas de control. Esto implica conocer la biología de la plaga, el momento de mayor susceptibilidad, y los principios activos adecuados y registrados para controlarla.

Si estás en zona urbana lo más recomendable es que realices controles por trampeos masivos, recolectes y elimines toda la fruta picada a fin de evitar la propagación de la plaga en tu jardín o quinta.

En caso de utilizar una herramienta de control química, es imprescindible contar con el asesoramiento de un profesional de la agronomía o ingeniero agrónomo, el que te asesorará sobre el mejor producto a aplicar, en base a los cultivos y la historia de aplicaciones realizadas, a fin de rotar modos de acción y retrasar la aparición de resistencias. No debemos olvidar que el uso de fitosanitarios debe ser correcto y responsable antes, durante y después de la aplicación.

La mosca de la fruta es una plaga que afecta al campo y la ciudad. Trabajemos juntos para combatirla y garantizar la sanidad de nuestros cultivos y plantas.

Si querés conocer más sobre la Mosca de los frutos, hacé click acá: