TESTIMONIO

María Carolina Salcedo
Empresaria, productora y presidenta de la Regional Alta Gracia de AAPRESID
#MujeresRurales


De acuerdo a estadísticas de la ONU y el W20, las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 50% de la mano de obra agrícola. Trabajan la tierra y garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades. Sin embargo, aunque el papel de la mujer rural es clave para la sociedad a nivel mundial, se siguen observando desafíos que afrontar.

Según el W20 las mujeres son responsables de la mitad de la producción mundial de alimentos y, aun así, la mayoría de ellas no reciben un ingreso por su labor. Las mujeres que residen en ámbitos rurales tienen menos acceso que los hombres a los recursos productivos, los servicios y las oportunidades, como la tierra, el ganado y la tecnología. Esto genera altos costos sociales y económicos, reduciendo las posibilidades de desarrollo de las mujeres y de sus emprendimientos.

En el marco del mes de la mujer y en la era del empoderamiento femenino en el sector agropecuario, nos contactamos con María Carolina Salcedo, empresaria, productora y presidenta de la Regional Alta Gracia de Aapresid, un claro ejemplo del rol emprendedor y proactivo de la mujer en el campo.

Carolina es miembro de #MujeresRurales el grupo conformado en 2018 en el marco de W20, donde Argentina propuso agregar a los ejes digital, financiero y laboral, el de la mujer rural. Este conjunto está integrado por mujeres de distintas actividades y provincias del país, y tiene como objetivo potenciar y compartir propuestas, iniciativas y problemas para generar nuevas posibilidades que permitan transformar la realidad agropecuaria de la Argentina.

¿Cuál es el objetivo que tiene el grupo de #MujeresRurales para este 2019?

Desde #MujeresRurales queremos compartir cómo, a través del liderazgo de la agroindustria y la innovación tecnológica e institucional, las mujeres accedimos a espacios de peso, tanto privados, como públicos, y, con esos roles muy diversos, hoy nos unimos para trabajar juntas y también intentar brindar soluciones a mujeres rurales menos favorecidas.
Los ejes sobre los que trabajaremos en 2019 son: Educación y Capacitación, Comunicación, Desarrollo Local, y Buenas Prácticas y Cuidado ambiental.

Se puede ver que tenés un rol muy activo en el rubro agropecuario, ¿Cuál es tu experiencia como mujer en este sector y en la institución de la que formás parte?

Mi experiencia en el rubro agropecuario es muy positiva, ya que integro diversos grupos, en general con mayoría de varones, en los cuales me siento muy cómoda y trabajando siempre en equipo.

Si tuvieras que dejar un mensaje sobre buenas prácticas y agricultura sostenible ¿Qué dirías?

En cuanto a las Buenas Prácticas y la Sustentabilidad, mi opinión es que se están convirtiendo en condición «sine qua non» para producir.
Somos responsables del suelo que heredamos, la sociedad en la cual vivimos y para la cual producimos. Somos parte de la sociedad.

Compartir