Para obtener la certificación Depósito Ok de Casafe, un depósito de agroquímicos debe necesariamente aprobar una auditoria que releva distintos aspectos vinculados con la seguridad operativa interna del establecimiento. Y también, en su relación con el entorno rural o urbano que lo rodea. Sebastián Pelagagge, licenciado en Higiene y Seguridad, y auditor de Casafe contó cómo es su tarea cotidiana relevando estas instalaciones que quieren certificar sus buenas prácticas de almacenamiento de fitosanitarios.

¿Cómo comienza la auditoría de un depósito de agroquímicos?

Una auditoría comienza con la coordinación de la visita a los establecimientos, ubicados en cualquier punto del país. Por eso armamos giras que suelen durar entre 3 y 5 días. Es fundamental la logística, ya que cada gira de auditoría implica viajes en auto y/o avión, reservar hoteles y planificar itinerarios. Normalmente, en cada una se recorren unos 1.000 km, pasando por distintas ciudades y/o provincias.

¿Cuánto dura una auditoría?

Una auditoría estándar dura entre 2,5 a 3 horas. Pero cuando se trata de establecimientos nuevos en el programa, puede extenderse más de 3,5 horas, ya que se brinda una charla de capacitación e información sobre los fundamentos de lo que vamos a revisar. Si a esto le sumamos un promedio de distancia entre un depósito y otro, que ronda los 250 km, llegamos a hacer 2 auditorias por día, una por la mañana y otra por la tarde. 

¿Qué se revisa?

Varios aspectos. El auditor debe seguir los requisitos de los protocolos. Primeramente, se observa la ubicación y los requerimientos exteriores. Una auditoría comienza desde el exterior hacia el interior del establecimiento y depósito. Respecto de su ubicación, se revisan las distancias más cercanas hacia viviendas familiares, escuelas, hospitales y ríos. Básicamente, toda condición que sea desfavorable ante emergencias como incendios o derrames de agroquímicos, y que afecten a la salud de las personas y/o al ambiente. También se revisa la seguridad patrimonial con que cuenta el depósito: cercos perimetrales, detectores de movimiento y cámaras de seguridad, a fin de garantizar el cuidado del producto almacenado.

Y específicamente en lo que es la estructura del depósito, ¿qué mira el auditor?

Se revisa la estructura del depósito, desde el exterior e interior. Pero es recomendable que comience observando la conformación edilicia externa, para poder tener una mejor perspectiva del depósito y revisar los sectores linderos, como las oficinas y el taller de mantenimiento de la empresa, a fin de evitar la propagación del fuego, en caso de incendio.

¿Qué aspectos son clave para el auditor, respecto de la operación del depósito?

En el interior, se revisa el correcto funcionamiento de la seguridad en las acciones de logística, como la disposición del almacenamiento de los agroquímicos, donde se prohíbe compartir el depósito con otros productos. También, se revisa la prohibición de ingreso de vehículos de carga, la limpieza y orden para una libre circulación, el funcionamiento del autoelevador, el almacenamiento en racks y pallets en el piso, y las alturas de estiba, entre otros aspectos operativos.

¿Y respecto de la documentación?

Una vez terminada la auditoria en el depósito, se revisa la documentación referida a dos aspectos. Por una parte, la vinculada a la política de la empresa sobre seguridad industrial y cuidado del ambiente. Si bien es obligación cumplir con leyes nacionales, una política interna en estos aspectos debe tener iguales o mayores exigencias que una ley o un decreto en la materia. Y por otro lado la vinculado con seguros contra incendio, de responsabilidad civil, del personal (ART), el programa de prevención de seguridad, los planos de construcción civil y de instalaciones eléctricas, los registros de capacitación del personal sobre seguridad e higiene, las evaluaciones y el plan de acción ante emergencias.

¿Cuáles son los aspectos más importantes para auditar?

La ubicación del depósito, los requerimientos exteriores y su estructura edilicia. En cuanto a la ubicación, es fundamental observar los accesos, el crecimiento de la población y medir las distancias respecto del entorno laboral del depósito, a fin de proteger a la comunidad y a los trabajadores en caso de una emergencia. Además, su estructura debe ser resistente al fuego y contar con seguridad contra incendios, con detección temprana de humo-llama y con métodos básicos de extinción de incendio.

¿Cómo se registra lo que se audita?

Para relevar los datos de cada depósito, utilizamos un registro o formulario electrónico que funciona bajo un sistema digital, que nos permite evaluar cada ítem de los protocolos. Además, se toman todas las fotografías necesarias en cada caso. Toda esta información relevada, luego de finalizada la visita, ya en Casafe, nos sirve para hacer la evaluación final y armar un único informe de auditoría, que se envía a 2 destinatarios: los representantes del depósito y de la empresa dadora de carga (los laboratorios fabricantes de fitosanitarios), con los detalles observados en determinado establecimiento.

¿Qué se hace al cerrar la auditoría?

Hay dos etapas de cierre. Una es en la visita in-situ, en la que hacemos un resumen de lo visto, los aspectos fuertes y los puntos a mejorar en ese establecimiento, cosa que comunicamos inmediatamente a los responsables del establecimiento. La otra es la auditoría en sí, luego de haber enviado el informe oficial y que el depósito corrigió todos sus desvíos en los puntos indicados, momento en el que se emite el certificado correspondiente a la categoría que obtuvo el establecimiento auditado.

¿Cómo se categorizan los depósitos?

Existen 3 categorías: premium, cuya vigencia es de 3 años; A, con vigencia de 2 años y B, con vigencia de 1,5 años. Vencidos los plazos, el depósito debe recertificarse para continuar en el programa Depósito Ok.