Si de solidez se trata, es necesario mencionar al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). El Senasa es el organismo encargado de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad, calidad e inocuidad de los alimentos, así como de verificar el cumplimiento de la normativa vigente en la materia.

Pero además de ser el organismo que vela por nuestros alimentos, es también uno de los principales interesados en el cuidado de las personas y el ambiente. Esto hace que Argentina esté muy bien posicionada a nivel regional en lo que respecta a registros de productos fitosanitarios. Según Daniel Mazzarella, el Coordinador de Registros Fitosanitarios de la Dirección de Agroquímicos (dependiente de la Dirección de Protección Vegetal del organismo), el registro consiste en los requisitos de un país o región para que los fitosanitarios sean estudiados por la autoridad regulatoria evaluadora.

“Para aprobar la venta y utilización de un fitosanitario, el SENASA examina sus propiedades físicas y químicas, toxicología, ecotoxicología, eficacia, etiquetado entre otro parámetros y que no produzca efectos tóxicos sobre la salud humana, animal ni el medio ambiente”.

Mazzarella explica que Argentina cuenta con una norma para el registro de productos fitosanitarios acorde a la empleada por los países denominados de alta vigilancia sanitaria. “Esta normativa constituye el marco científico para calificar a un producto por su calidad y seguridad. Permite agilizar la toma de decisiones, establecer reglas claras para el solicitante y la autoridad, optimizar recursos y armonizar los criterios a nivel regional”.

También destacó la importancia de los ensayos y los estudios. En cuanto a los ensayos de eficacia, expresó que establecen la dosis correcta, el momento y modo de aplicación, y las recomendaciones de uso. En cuanto a los de residuos, definen los niveles permitidos de residuos de acuerdo con el análisis de riesgo.

Por otra parte, se realizan estudios de toxicología y ecotoxicología que cuantifican, evalúan y determinan el riesgo toxicológico y ecotoxicológico en el corto y largo plazo

“El trabajo más grande lo conllevan los productos nuevos que no registran antecedentes (experimentales), y en la otra punta están los productos commodities (que ya están registrados), los cuales, si bien se les pide información, hay mucha que ya está sustentada por el perfil de referencia o primer registrante”, explicó.

En cuanto a esto, “tienen que demostrar que el nuevo es igual o mejor. Es un criterio de equivalencia, dado por la FAO con una manual de especificaciones donde se establece cómo se aplica este criterio, y que acá se aplica desde 1999”.

También explicó que los registros son dinámicos, porque registran un producto para soja, y en un par de años se le agregan otros cultivos. “Cambian las dosis, se mejoran las formulaciones”. Y que desde hace un par de años también salen a ver los ensayos a campo. “Son visitas para ver que se cumplan las normativas y resoluciones que regulan el rigor estadístico de las muestras, etc. Toxicología, ecotoxicología y residuos en los alimentos. En nuestra región, Argentina, Brasil Canadá y EEUU son los únicos que piden ensayos locales”.

En Argentina contamos con normas y requisitos a la altura de los países líderes mundiales. A nivel global ha habido cambios de criterios, requisitos y exigencias, y nuestro país se actualiza constantemente para cumplir con todos los requerimientos necesarios para una producción sustentable digna de un líder agroexportador. Por ejemplo,  ha crecido considerablemente el registro de productos de banda verde y azul. En los últimos años, casi un 80% de los agroquímicos usados corresponden a estas bandas antes mencionadas.

Un organismo regulador nacional implicado en la salud de las personas y el ambiente nos brinda un agro cada vez más sólido porque incita explícita e implícitamente a todos los que forman parte de la cadena productiva a cumplir con altos estándares de calidad y mantenernos como un país líder en lo que respecta a registros y seguridad de nuestros alimentos.