Con motivo de que el 1º de Septiembre se celebra el Día del Periodista Agropecuario, convocamos a cuatro referentes del sector para que nos respondan dos preguntas esenciales: ¿Cuál es el rol del periodista agropecuario? ¿Qué importancia tiene la comunicación en el agro? A continuación, una reflexión sobre el campo y el oficio de informar.

Basta con escuchar una conversación casual o indagar apenas un poco para confirmar algo que se viene diciendo desde hace tiempo: gran parte de los argentinos sabe muy poco (¡poquísimo!) del campo. Y es bastante ‘lógico’ que esto ocurra especialmente entre los urbanitas, mucho de los cuales nacieron y se criaron en departamentos con escaso o nulo contacto con el mundo natural.

Ante este panorama los periodistas entrevistados para esta nota coinciden muy claramente en algo: que es indispensable informar y captar el interés del público que no está relacionado con la ruralidad. “Es fundamental llegar al lector común, a aquel que no conoce el campo más allá de observarlo cuando sale a la ruta de vacaciones”, puntualiza Roberto Seifert del diario La Nación. “Debemos dar a conocer la mecánica de la actividad, las ventajas económicas que representa para el país y las problemáticas que enfrenta”.

Por su lado, Martín Melo de Radio Mitre se suma a esta reflexión y sube la apuesta: “Dada la gran importancia que tiene la actividad agropecuaria para la Argentina, no tendría que ser solo parte de un suplemento de fin de semana sino que debería ocupar todos los días un espacio de preponderancia en los medios”.

HACIA ADENTRO Y HACIA AFUERA

En este sentido, la tarea del periodista agropecuario tiene -al menos- dos frentes: además de informar a la gente del sector, debe interesar al público masivo para lograr más visibilidad, erradicar prejuicios y encontrar una mayor valoración por parte de la sociedad. Para esto, es esencial informar de forma sencilla pero profunda y amena a la vez. “El periodista agropecuario es un nexo entre la información y el público al que se dirige; es un multiplicador, lo que en la jerga agronómica sería un ‘extensionista’”, reflexiona Susana Merlo, de Radio Colonia. “Esto implica usar un idioma más universal y ‘ganchero’ para que resulte de interés al público general”.

La forma de comunicar es determinante porque si se escribe o habla en un lenguaje técnico y poco seductor, lo más probable es que el mensaje nunca llegue a aquellos lectores o espectadores que no tienen una relación afectiva, histórica o comercial con la ruralidad. Es más, para muchos el campo es algo tan lejano como lo describe esta frase escuchada en la última edición de La Rural de una mamá a otra, mientras paseaban: “La traje a Martina para que vea animales en vivo y en directo porque la otra vez me preguntó si las vacas existían de verdad o si eran como las sirenas y los unicornios”.

Para que esto no ocurra, el campo tiene que darse a conocer de forma masiva y explicar por qué es importante. En este contexto, para Sergio Persoglia del diario Clarín, la comunicación tiene y tendrá un rol fundamental y considera que recién hoy en día se está tomando conciencia sobre la necesidad de explicar mejor, hacia afuera del agro, cómo trabaja el sector y cómo impacta en la economía: “Esto sirve para que el resto de la sociedad empiece a considerarlo de una forma más relevante y sea un elemento favorable a la hora de ser escuchado por las autoridades o al momento de hacer planteos sectoriales como lo hacen otros actores de la economía”.

La posición tomada está clara: el desafío del campo es dejar de ser noticia solo para la gente del sector y darse a conocer de forma sostenida y para un público masivo. Martín Melo lo resume en pocas palabras: “Hoy el campo es noticia cuando hay una inundación o una sequía, pero muy pocas veces lo es por su aporte para la generación de divisas y de fuentes de trabajo. La tarea de mejorar la comunicación es una tarea de todos: productores, dirigentes, empresarios, periodistas y todos aquellos que forman parte del campo debemos unirnos para definir estrategias que permitan cumplir con el gran objetivo de acercar el campo a la ciudad”.

Compartir