La seguridad e higiene industrial, el cuidado del ambiente y el manipuleo y almacenamiento seguro de productos son temas que involucran tanto lo público como lo privado, en la tan mentada integración de ambos ámbitos de la frecuentemente se habla. Es que lo público, las autoridades estatales, son las encargadas de regular y normar para una buena convivencia entre los actores privados, siempre basados en normas técnicas y científicas verificables, teniendo como objetivo el bien común.

Lo expuesto tiene su correlato en lo que sucede hace unos meses en el partido de San Antonio de Areco. Esta localidad tomó como base el programa Depósito Ok para establecer de qué manera se almacenan los agroquímicos en ese distrito del norte bonaerense.

Al respecto, Florencia Mémoli, abogada especializada en derecho ambiental y directora de Medio Ambiente de ese municipio. Explicó que, ante un vacío legal existente en su distrito respecto de los lugares de almacenamiento de agroquímicos, y mientras se espera que el concejo deliberante trate un proyecto de ordenanza, enviado a ese cuerpo desde el ejecutivo municipal, “nos regimos con un decreto que toma con referencia el Programa Depósito Ok de Casafe y sigue con toda su normativa, que la mayoría de los establecimientos de Areco lo aplica”, destaca.

Por su parte, Juan Carlos Martínez Peralta, asesor en Seguridad del Programa Depósito Ok, en Córdoba, destaca la utilidad de los protocolos del programa: “son una guía apropiada para controlar y corroborar que las medidas de seguridad e higiene implementadas en los depósitos sean las indicadas”.

Que se cumplan estas normas implica básicamente que esas instalaciones fueron diseñadas y construidas bajo las normas legales. Y también que sus operarios y empleados están formados y capacitados en la aplicación y vigencia de esa legislación. “Así, podemos mantener en el tiempo depósitos que funcionen en forma segura y sustentable”, dice Peralta.

Al respecto, Mémoli agrega que “(la aplicación del programa) es clave para la Municipalidad porque sabemos cómo y con qué exigencias Casafe certifica los depósitos”. Y agrega que “la mayoría de los comercios del rubro conocen el programa Depósito Ok de Casafe, quieren adherirse y cumplir con sus exigencias, lo que propiciamos desde el gobierno municipal”.

 

La capacitación garantiza la seguridad

Para Martínez Peralta, los protocolos del programa Depósito Ok aportan a la seguridad en el manejo de los fitosanitarios, básicamente, por “la exigencia de cumplir con la preparación y capacitación de los empleados que manejan los depósitos. De esa forma, se garantiza que el personal que manipula estos productos está evaluado y certificado por el profesional en seguridad laboral que asesora a los depósitos. Y también, por los ingenieros agrónomos que lo asesoran sobre fitosanitarios, ya que son los profesionales idóneos en su correcto uso y manejo. Así, superamos los niveles de seguridad requeridos por la legislación específica, cumpliendo con todas las normativas legales a nivel municipal, provincial y nacional”.

Los protocolos a los que refiere Peralta relevan a los depósitos en secciones, en cada una de las cuales deben cumplir ciertos requisitos, que a su vez tienen una puntuación determinada. “De acuerdo con el grado de cumplimiento de cada uno, a los depósitos se le otorgan distintas categorías que van desde Premium a C”.

Las exigencias para cada una abarcan la documentación legal propia de la empresa, la estructura segura en la construcción de los depósitos, la seguridad ambiental en sus alrededores, la capacitación del personal que maneja los productos agroquímicos y los planes de evacuación ante distintos eventuales, como así también medidas básicas de primeros auxilios.

Aportes de mejora

Todo programa como Depósito Ok, por más que haya sido diseñado de manera muy consistente en la teoría, se prueba y ajusta en la práctica. Tanto a Florencia Mémoli como a Juan Carlos Martínez Peralta, se les preguntó qué otro aporte podría hacer Casafe para optimizarlo.

La directora de Medio Ambiente de San Antonio de Areco señaló que “vamos bien”, aunque admitió que el programa comenzó a implementarse hace poco más de 2 meses. “Solo queda que los depósitos vayan cumpliendo con lo que el programa pide, ya que muchos ya no dependen tanto de los comercios (agronomías), sino de que Casafe venga y los certifique”.

En tanto el asesor de Seguridad del programa enfatizó que “hay que seguir manteniendo el nivel de actualización, acompañando a las legislaciones requeridas por las distintas provincias. El Programa de Certificación de Casafe es fundamental para apoyar y controlar de las bocas de expendio y los depósitos de agroquímicos”.

Martínez Peralta precisó que “así se garantizará y certificará que se cumplen las normas municipales, provinciales y nacionales, y los máximos niveles de seguridad para los trabajadores y la comunidad, como así también la trazabilidad de los productos”.