img-sol-munoz-casafe

Entrevista a Estefanía Giganti

Licenciada en Comunicación Social y Periodista especializada en
sustentabilidad y RSE

Para algunos, la sustentabilidad es una utopía. Para otros, es una palabra que representa conceptos vacíos y desconectados entre sí. Pero en realidad, la sustentabilidad más que cualquier otra cosa, es un concepto amplio e integrador. Es la garantía de un equilibrio entre la economía, el ambiente y las comunidades.

Cada vez son más las demandas de la sociedad por un comportamiento sustentable que garantice el equilibrio entre estos tres ejes. Los públicos que atraviesan y son atravesados por las organizaciones exigen, no solo un producto final de calidad, sino también una producción responsable. Por eso las empresas e instituciones ya no pueden hacer oídos sordos a esta exigencia y deben trabajar para garantizar una armonía.

¿Qué necesita una organización para ser sustentable? ¿Cuáles son los desafíos que debemos atravesar en temas de sustentabilidad? Esto y más le preguntamos a Estefanía Giganti, licenciada en Comunicación Social y periodista especializada en sustentabilidad y RSE. Estefanía creó el suplemento “Socialmente Responsables” de El Cronista en 2006 y estuvo a su cargo hasta el 2012. Actualmente lidera Tres Mandamientos, uno de los sitios web de noticias sobre sustentabilidad y RSE más prestigiosos de nuestro país.


¿Qué es Tres Mandamientos? ¿cuál es su objetivo?

Tres Mandamientos nació en el 2007 como una manera de tener una mirada más integral de lo que hasta ese momento se llama Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Desde el nombre, hacemos alusión a la triple línea de resultado relacionada con lo ambiental, lo social y lo económico, que sigue siendo al día de hoy un gran mantra en temas de sustentabilidad.  Hablamos del término sustentabilidad como un norte, un camino y ese sigue siendo el objetivo de la página. En ese momento se hablaba mucho de la comunidad, de la pata más social de la RSE y los otros grupos de interés tenían un peso más marginal o directamente no se tenían en cuenta.

Tres Mandamientos, inició como un programa de radio y en 2012 sumó la parte web de portal de noticias. Con su creación seguimos acompañando esta mirada: poder mostrar lo que hacían las empresas en esta triple línea de resultado; en esta amplia mirada de lo que hoy llamamos sustentabilidad.

Logramos marcar un rumbo en términos de sustentabilidad saliendo un poco de lo social y lo asistencialista. Ampliamos la mirada para hablar de otros temas y grupos de interés en los que no se hacía tanto foco, sobre todo en el tema corporativo.

Es muy importante poder mostrar todo lo que hacen las empresas en este camino. Un camino que es perfectible y que tiene distintos estadíos de evolución en su camino a la sustentabilidad. Creemos que mostrar lo que muchas compañías hacen, podría acelerar la curva de aprendizaje de otras. Puede ayudar a que otros se sumen a una iniciativa compartida, por ejemplo, en empresas de la misma industria que estén trabajando en las mismas ideas. Algunos pueden tener una mirada escéptica sobre la difusión de buenas prácticas corporativas, pero lo cierto es que ayuda a la replicabilidad.

¿Por qué es importante tener una plataforma que comunique sobre sustentabilidad y RSE?

Para comunicar las prácticas sostenibles es importante que haya espacios como Tres Mandamientos. Espacios que sean un suelo propicio para que todas estas noticias puedan germinar.

Por suerte, con el tiempo han crecido la cantidad de espacios como Tres Mandamientos, dedicados a la sustentabilidad. Nosotros de alguna manera fuimos pioneros en esta mirada de triple línea de resultados que tenemos de la sustentabilidad, que cuando arrancamos no era la más común, pero que hoy sí lo es.

Me acuerdo que cuando empezamos, allá por 2007, era muy complicado conseguir una nota sobre huella de carbono o cadena de valor. Eran temas que sí se hablaban en el exterior pero que en nuestro país no eran tan comunes. En estos últimos años se dio un crecimiento, una multiplicación, tanto de los espacios para contar las noticias, como también de la cantidad de empresas que trabajan temas de sustentabilidad de manera más transversal. Es decir que, de alguna manera, los medios fuimos acompañando la evolución de la sustentabilidad en el ámbito corporativo.

También en el último tiempo hubo mucho crecimiento de lo que es el consumo responsable. Un concepto que va en la misma línea, pero con una mirada puesta en el consumidor. Un consumidor más consciente de los productos que elige. En el mundo y en nuestro país se está dando este fenómeno, y se reconoce un interés mayor por ver qué hay detrás de un producto en términos sociales, ambientales y económicos. Desde Tres Mandamientos también acompañamos eso. Tenemos una sección de consumo responsable y tenemos una mirada muy atenta respecto a esto.

En Tres Mandamientos ponen el foco también en las empresas sustentables. ¿Qué aspectos creés que necesita una organización para actuar sustentablemente en general? ¿Y en términos de comunicación particularmente?

Nuestro foco está puesto en las empresas fundamentalmente. Para actuar de manera sustentable una organización no debe perder de vista la triple línea de resultado y evaluar en todas las áreas y acciones cómo van jugando estas tres variables. Todo está interrelacionado, es un todo.

Son muchos los grupos de interés. Hay que tener en cuenta a los consumidores, los empleados, los proveedores, la comunidad, el medio ambiente. La triple línea de resultado tiene que atravesar todos estos grupos y en cada uno pensar cómo hacer el trabajo de una manera armoniosa con la sociedad y el ambiente sin descuidar la pata económica que es lo que permite que la rueda siga girando.

En lo que respecta a comunicación, siempre hay un debate sobre mostrar o comunicar lo que se está haciendo o no. En ese sentido creo que el balance es muy importante para enfrentar estas miradas escépticas. Siempre practico esto del balance, ¿cuánto hago y cuánto comunico? A veces se destinan muchos recursos a comunicar y pocos a hacer. Nosotros creemos que el foco tiene que estar en el “hacer” y, una vez que uno recorrió ese camino, poder comunicar en este efecto virtuoso del que otros puedan sumarse y aprender.

¿Dónde creés que debe poner el foco el sector agropecuario para lograr un agro cada vez más sustentable?

Si bien no soy una experta, creo que el desafío que tiene el sector en términos de sostenibilidad es enorme. Lo que se trata es de garantizar que todas las prácticas que tengan detrás sean prácticas sostenibles en esta triple línea, en toda la cadena de valor involucrada.

Si pensamos por ejemplo en la pata medioambiental, el desafío es muy grande. Por ejemplo, algunas de las ultimas estadísticas locales decían que, en nuestro país, el sector contribuye con el 37% total de las emisiones de gases de efecto invernadero año tras año. Con lo cual, es muy importante adoptar prácticas agrícolas más amigables con el ambiente.

Hoy se piensa en prácticas agrícolas regenerativas, que ayuden a recuperar y conservar el suelo, utilizando materia orgánica que cuide su fertilidad y ayude al control de plagas, pero que también ayuden a la biodiversidad. Hoy hay que tener una mirada más holística para responder a las variables de siempre sobre producir más y luchar contra las plagas, pero también hay que garantizar el uso de suelo a futuro.

Conservar los bosques también es necesario para la biodiversidad. Hoy se va tomando consciencia sobre cómo se usa la tierra y esto es vital. También sucede con el consumo del agua, reducirlo y hacerlo más eficientes.

Pensando en la parte económica y la cadena de valor, hay muchas familias que viven de este sector. Entonces también es importante garantizarles un ingreso, un sueldo justo para todas las personas involucradas en la cadena. Sin dudas es clave la lucha contra el trabajo infantil y el cuidado de las comunidades involucradas en la cadena de esta industria.

También el tema de la mujer. En Latinoamérica la mujer trabaja mucho en la agricultura, entonces creo que su empoderamiento es un tema en el que hacer foco. Sobre todo, en las comunidades más vulnerables, donde la mujer todavía está muy relegada. Creo que la industria puede ser un actor relevante para seguir generando este empoderamiento.

¿Cómo resumirías los próximos años del agro en materia de sustentabilidad en una frase?

Diría que el desafío es producir más con menos impacto. Es decir, cómo garantizar el alimento de una población creciente con un menor impacto en la naturaleza y la sociedad. Ese sería para mí el gran desafío.