El Covid-19 sin dudas marcará un antes y un después en el mundo. Es por eso, que tanto las personas como las empresas se están adaptando a esta nueva situación sanitaria. 

En este sentido, la pandemia impactó en el Programa Depósito Ok, destinado a la certificación de seguridad de los depósitos de agroquímicos. El proceso de certificación implica que profesionales de seguridad e higiene de Casafe recorran los establecimientos verificando que cumplan con los estándares solicitados en los protocolos establecidos. 

Pero al comienzo de la pandemia del coronavirus se tuvieron que cancelar las auditorías. Sin embargo, luego de un trabajo arduo, para establecer protocolos de trabajo seguro ante la actual pandemia, se pudieron restablecer las visitas a un rango cercano de depósitos.

La primera visita del equipo de Casafe en este marco sanitario fue a Farace Soluciones Logísticas, una empresa de logística y almacenamiento de agroquímicos que buscó dar un paso hacia adelante y adecuarse a Depósito Ok desde el inicio del proyecto ubicado en la localidad bonaerense de Florencio Varela.

La nueva nave, que esperan poder inaugurar en septiembre del año que viene, dependiendo de cómo continúe la cuarentena, tendrá capacidad para 7.500 posiciones (pallets).

Mariano Farace es el encargado del depósito de agroquímicos de la empresa quien destacó que para seguir incorporando servicios y ofrecerles a las empresas el almacenamiento de productos seguros, les pareció adecuado cumplir con las normas de Casafe.

Así, decidió recurrir al equipo de Depósito OK desde la fase inicial del proyecto para luego no tener que hacer adaptaciones. “Fue muy positivo y productivo porque se hicieron varios cambios del proyecto original”, indicó.

¿Por qué decidieron ingresar al Programa Depósito OK?

– Vislumbramos que el tema del cumplimiento de esta norma se estaba convirtiendo en algo relevante y nos permite trabajar y operar más tranquilos y con más seguridad. Es la evolución de la empresa de dar mayor cumplimiento de las normas, con medidas preventivas, que es lo más importante. Las cosas ocurren y eso no se pueden evitar, pero si ocurren y estás dentro de las normas, seguramente el impacto será menor. Lo que agrega valor no es la norma, porque uno lo puede leer por internet. Lo lindo de esto es cuando te explican el por qué de las cosas y cuando te explican cómo podés cumplir la norma de la manera más eficiente posible.

¿Cuáles son los cambios que implementaste una vez que te contactaste con el equipo de Depósito OK, en relación al proyecto de base?

– Fue clave el timing de habernos reunido en esta etapa tan preliminar porque nos dio una ventaja enorme para poder cumplir con la norma para no hacer readaptaciones luego.

Hubo varios cambios muy importantes. Uno que hubiese sido imposible de corregir era la ubicación. Teníamos pensado ubicarlo hacia un costado del predio pero en base a las indicaciones de Casafe, lo ubicamos de forma central en el lote para lograr los retiros laterales. Otro ejemplo es que en vez de cerrar los laterales con chapa, ubicamos una chapa microperforada de 70 centímetros en todos los laterales, más los 75 extractores eólicos que van situados en la parte superior, logramos la renovación de aire que establece la norma. Es tan importante la inyección como la extracción.

Además, el depósito original tenía 4.000 metros cuadrados pero la normativa de Casafe no  habilita más de 3.000 metros cuadrados. Entonces, se hicieron naves de 2.000 metros cuadrados por lo que nos adecuamos a todos los retiros y distancias laterales, de adelante y de atrás.

Teniendo en cuenta el contexto de pandemia que atraviesa el país, ¿cómo fue la reunión con los integrantes del equipo de Depósito OK?

– Fue muy bien planteado ya que 48 hs previas a la reunión nos enviaron un protocolo que revisamos. El control se hizo en un terreno baldío de 15.000 metros, ahí no había problema. Pero la posterior reunión se hizo en la empresa que fabrica el techo del galpón. En la reunión original íbamos a ser 3 personas más, pero de acuerdo con el protocolo que nos enviaron, decidimos que no vayan en pos de cumplir con la cantidad de personas que íbamos a estar en la oficina. Estuvo bien manejado porque no nos encontramos con ningún imprevisto. Había barbijo, alcohol en gel y distanciamiento social entre los participantes. Todos los actores interactuaron en la reunión y estuvimos 5 horas. Fue súper productiva.

¿Y cómo se organizaron dentro de la empresa para seguir ofreciendo el servicio a sus clientes?

– Desde el minuto cero armamos un protocolo muy estricto y nos vamos adaptando porque varias provincias tienen requerimientos diferentes. Se trabaja mucho en el día a día en ir elaborando propuestas y mecanismos de trabajo para poder seguir operando en algo que es muy dinámico.

Compartir